jueves, 12 de febrero de 2009


Lluvia, resignación, lluvia y agonía, deseo de alumbrar, de escribir en oraciones el milagro.

Los muertos transmutan en mariposas y se acercan a la poesía, porque en ella vivieron y amaron la lluvia.

Mis pies descalzos no saben bien dónde pisan aún. Pretendo el abrazo de tu piel de indio, de chamán del bosque y un relámpago parte en dos mis sueños de bruja.

LLuvia intermitente, lluvia verde, amarilla, cayendo sobre mis hombros, dame el descanso, el olvido. Llevate sus ojos hasta el otro hemisferio y dame un arcoiris, sólo para empezar.

4 comentarios:

Daniela Tivolesi dijo...

Está quedando hermosa toda la devolución de nuestro encuentro, a mi parte le hice unas modificaciones para agregarle color, espero que te guste
La lluvia va llegando... va cumpliendo con su cometido...
TQM***

Carina dijo...

Ojaláaaaa!!!!

besoossss

El coral del cangrejo dijo...

Ema!!!!

El arcoiris esta en vos, como siempre vos sos la bruja, y anuque tengas chaparrones en el pelo, y lluvia en los hombros, sin tu magia, no existimos.

Gracias.

Carina dijo...

Los chaparrones de mi pelo me acompañan por el resto de mi vida.. mi magia... se ha perdido un poco.. en el desierto, una noche sin estrellas...