jueves, 18 de diciembre de 2008

Para recuperar la risa extraviada


Ríe Ema, ríe Aril vuestras ventrales carcajadas, salgan de vuestos interiores a sonreirle al destino.
Que afloren vuestras estrellas femeninas, esporas de la vida que se perpetúa.
Aún cuando nos aseche la muerte, no la debemos mirar con miedo.
Tampoco odiarla, o desafiarla ni huir desesperados y vencidos por el temor,
... debemos amarla.
Sólo así podremos comprenderla. Y una vez comprendida, será una parte de nosotros mismos.
Después de todo, no es mas que una virtud que se interpone entre nosotros y nuestro cuerpo, nos separa y se queda con él.
Entonces nosotros elevamos nuestro vuelo eterno, libre e incondicional.

La energía de vuestro poder radica en la risa y es la felicidad lo que nos hace poderosos.

Cuando estén cansados en el camino... sólo hagan lo mismo que La Maga... cerrad los ojos y sonreid.

Driante

2 comentarios:

Daniela Tivolesi dijo...

Querido Driante, viniste al rescate del chamán? jaja!! Me encantan tus palabras***
Comienzo desde hoy a reir y reir, y para nuestro próximo encuentro te prometo una lluvia de risas derramándose lentamente sobre los argonautas
Muchas gracias!!

Carina dijo...

Jajja, Siii, vino en rescate de Lobo Gris!!!

Gracias Driante!!! tu receta de las risas debemos llevarla a cabo con urgencia!!!

Graciaasssss
Besoooss