jueves, 11 de diciembre de 2008


Ema está triste, dicen. Sus escobas amanecen tiradas en cubierta, y sus rodillas aparecen siempre magulladas de tanto caerse en sus intentos por volar.

Ema tiembla, y las mariposas que brotan de sus mangas de algodón, son negras. Va con unas sombras en sus párpados, y los que saben, dicen que son residuos de visiones terribles, donde la muerte y el abandono son protagonistas. Ni quieran ver, ni quieran saber.

Ema está triste, y le llueven chaparrones mañana, tarde y noche. Dicen que el Lucero ya no puede abarcar sus lágrimas y que los demás tripulantes piden a la Maga de las Estrellas que interfiera.

No hay pócima para la aprendiz de bruja, se sumerge lentamente en el fondo de su sombrero, se mezcla con los secretos ancestrales y sus ojos violetas lloran sobre las revelaciones. Todo corre peligro, sus lágrimas pueden borrar los designios de los astros. Las estrellas, momentáneamente, la han dejado de frecuentar.

Ema sufre, está triste, perdió su centro y el ojo de tiza no pude devolverle la visión sagrada de los ojos de amatistas, de los labios de manzano.

Maribel, la procuradora de los sueños bonitos, tiene mucho trabajo en su ambular nocturno. Dicen, que le busca sueños donde las brujas son tremendamente poderosas, y nada ni nadie las puede doblegar.

Tiene un arco iris la luna, Ema llora y sus ojos de tormenta marina, no hallan respuestas y mucho menos paz.

7 comentarios:

Daniela Tivolesi dijo...

Parece que se pusieron de acuerdo Ema y Aril para estar tristes esta noche***
Está aguado el tema. Qué venga derramasoles con sus visiones, pleassseeee!!!

Carina dijo...

jajaja, siiii, porque nos vamos a inundarrrr, que vengan las niñas multiplicadassss

Cris Cam dijo...

Cari:

Acabo de leer muy por arriba algunos de los trabajos, leerlos reflexivamente es otro tema, y me doy cuenta que mi registro de escritura es muy otro.
Por otro lado eso ya me sucedía cuando vagabundeabamos juntos, incluso mucho antes cuando "patiabamos".

Sabés que uno de mis formas al márgen es responder trabajo con trabajo, plagio le dicen algunos, don Jorge Luis, mirar con otros ojos eso que alguien, privilegio, vio primero. Es una forma de decirle al otro: esto me dejó algo

Llegar a un país aunque los valles se repitan exige conocer su lenguaje.

Sin embargo, me atrevo a dejar un pequeño y viejo relato, y vos dirás.




La abuela

La lluvia caía ritmicamente por las canaletas del patio.
Se oía el limonero bamboleante.
Con sus pasitos y respiración corta,
entró la abuela a su pieza,
miró al añejo retrato ovalado,
que le devolvía la joven de hace 70 años.
Le dio cuerda a la virgen de Fátima.
Apoyada sobre las sillas de cuero de dragones,
alcanzó la cama.
Un chirrido de flejes oxidados,
acudió al encuentro de su imagen del espejo.
No había más tiempo.
Un viento sopló desde la mesita
una foto del último bisnieto,
y agitando la araña de cristal,
la oscura habitación se inundó de arpas
y un arco iris de tungsteno.
La lluvia seguía escurriendo los malvones.
La cuerda de Fátima se agotó.
Se escuchó un fado
y su último toser ronco.

El coral del cangrejo dijo...

Ema esta re buena Carina, y mas que a mi me encanta el vampirismo, una aprendis de bruja bastante gotica, interesante.
Besoss no sigas tristes.
chauuuuuuuu

Lobo gris.

El coral del cangrejo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Carina dijo...

Usted le pide a Ema que no esté triste, Lobo Gris??? Ema ya no sabe quién es, si la quieren, si la quisieron alGuna vez, si puede verse en los ojos de su amor como en aquel verano. No le pida a Ema que no esté triste, porque Ema está como le sale, siente que sobra, y le caen chaparrones, y cuando Ema dice que sobra, es porque SOBRA.

besooosssss

Carina

Carina dijo...

Flaco,

Yo la verdad que no sé responder trabajo por trabajo, pero si esa es tu manera, iual la agradezco y agradezco que hayas pasado a vernos

Un abrazoooooooo

No te pierdad

Cari