sábado, 13 de diciembre de 2008


Sigue lloviendo en el corazón de la aprendiz de bruja, el bosque recibe las gotas de lluvia agradeciendo por la fertilidad de sus especies vegetales. Pero a la vez, junta una buena cantidad de agua caída, en cuencos mágicos que Aril ha dejado desparramados debajo de los árboles. El bosque sabio preparará un conjuro para que Ema deje de estar triste. Será al amanecer, pero ya ha anunciado a los tripulantes del Lucero, que la noche será extensa...

El Chamán, por su parte, ha bebido una pócima que le han enseñado a preparar en su tribu, para reavivar los recuerdos, entonces no ha visto a la bruja pasar cabizbaja hacia su refugio. Los recuerdos a veces tiene el poder de volver invisible el presente...
Driantes observa la escena desde una cueva cercana y se concentra en su pedido a los astros, de que la noche no se prolongue mas de los debido...Qué asome el sol!!!!!

4 comentarios:

El coral del cangrejo dijo...

Hermoso esto que no dejas, una bella imagen del progreso, del mañana, de que el precente es importante en el transcurso del tiempo. Gracias, por esta bella imagen que alluda areflejar con claridad tus pensamientos, tus sentimientos.

Lobo Gris.

Carina dijo...

Gracias Hermoso Lobo,el presente es lo único que nos queda...

Besooosss

Daniela Tivolesi dijo...

Ema comienza a emerger en el resplandor de su fuerza cósmica, me gusta!!! cruza sin temor los puentes de cristal***

Carina dijo...

Ojalá sea así, Aril, ojalá

Mientras.. Ema sigue habitando sus cuevas de lluvia...